Ana Nan y Andrés Trillo | creavadieciocho

By creava, 6 marzo, 2018

Ana Nan (Valladolid, 1993) y Andrés Trillo (Valladolid, 1988)
www.ananan.es
www.tiotrillo.com

 

El rapto de Proserpina | Instalación en la calle Teresa Gil, 47002 Valladolid

 

Equipo multidisciplinar de artistas visuales que enfoca su trabajo, tanto de forma individual como colectiva, en la utilización del arte como herramienta social, generadora de conexiones con (y entre) la gente que se involucra en él.
En la actualidad dedican sus días a la creación de instalaciones e intervenciones visuales en espacios públicos, a menudo buscando la interacción con el observador como parte esencial de la obra.

 

Habitualmente su trabajo habla sobre las relaciones humanas, explorando la manera en la que nos vinculamos entre nosotros mismos y con el medio que nos rodea. De una u otra forma, siempre ha girado alrededor de los conceptos de ciudad, naturaleza, espacio, pertenencia, conocimiento, o falta del mismo.

 

Su obra busca difuminar la línea entre arte y tecnología, escultura y arquitectura, diseño, investigación y performance involuntaria, intentando generar experiencias memorables e –idealmente– despertar algo de pensamiento crítico por el camino.
La totalidad de su trabajo se desarrolla de forma específica para el lugar donde será instalado, permitiéndoles explorar las características e identidad de cada uno de los espacios donde intervienen, además de facilitar el desarrollo de lazos con la comunidad que aseguren la interacción plena entre obra y espectadores.

 

Ambos han disfrutado construyendo proyectos y talleres colaborativos (Birmingham, Lisboa, Madrid, Os Blancos, Laguna de Duero, La Cistérniga), facilitando la creación colectiva de ilustraciones en formato mural (Valladolid, Salamanca, Madrid, La Bañeza, Nava de la Asunción), y siendo partícipes de la puesta en marcha de espacios de creación y desarrollo cultural (Como el Colectivo ‘Moscas de Compañía’, el Laboratorio ‘La Comercial’ o la organización ‘Birmingham Art Network’).

 

El rapto de Proserpina

 

Instalación integrada en el espacio público que invita al viandante a la reflexión sobre las realidades cada vez más contrapuestas de: Naturaleza <…> Ciudad

 

“Por mucho que cientos de miles de personas, reunidas en un corto espacio de terreno al que se han apegado, se esfuercen en llenar el suelo de piedras para que no crezca nada en él; por mucho que limpien ese terreno hasta de la última brizna de hierba; por mucho que impregnen el aire con el humo del carbón y el petróleo, por mucho que corten los árboles y obliguen a marcharse a todos los animales y aves, la primavera, hasta en la ciudad, siempre es primavera.”
– Resurrección, Lev Nikoláievich Tolstói.
– (Ed: La Maison de l’escriture, Trad: José Laín)

 

Basándonos en el fragmento inicial de la obra literaria Resurrección de Lev Tolstói planteamos el cuestionamiento de la relación invasora de la ciudad frente a la naturaleza y la reapertura del debate urbanístico en torno a los espacios verdes.
Así, tomaremos la última parte del fragmento, encargada de condensar el párrafo al completo, –“La primavera, hasta en la ciudad, siempre es primavera.”–, para dar lugar a la reflexión y a la interpretación que cada viandante, dependiendo de su bagaje o imaginario social y cultural, pueda hacer sobre el debate que se plantea.

 

De forma física, la instalación se compone de una treintena de adoquines realizados a medida, que reemplazarán de forma aleatoria a los existentes en el pavimento de la calle Teresa Gil.
Estas piezas estarán realizadas con una base de cemento pulido en la que se integrarán distintas composiciones de elementos naturales, previamente recolectados en la ciudad, que serán encapsulados utilizando una capa de resina transparente de alta densidad.